es una ONG internacional que se dedica a apadrinar niños que viven en extrema pobreza

Desde la misma creación de la sede de esta ONG en España, en ARIKI Group decidimos apoyar la labor de esta organización que desde hace más de 65 años lucha contra la pobreza infantil en 26 países de Asia, África y América Latina.

Pero antes de nada, te vamos a contar una historia personal con la que vas a entender mejor cómo se forjó nuestro fuerte compromiso social con Compassion

En 2003, Gianluca Ciuchi Davie - CEO de ARIKI Group - decidió apadrinar a un niño de 7 años que vivía en estado de extrema pobreza en Haití y lo hizo a través de esta ONG conocida también por sus arraigados valores cristianos.

Ahí empezó todo porque pudo ver en primera persona la extraordinaria labor de esta ONG en liberar a niños de la pobreza.

El caso es que Gianluca vino a España en 2004, en ese año Compassion todavía no existía en este País.  Entonces, coincidiendo con su traslado y con el visto bueno de la sede central en Colorado Springs (EEUU), él y su esposa decidieron abrir el “capítulo” español de esta ONG.

Tras los primeros 15 años de actividad, desde Compassion España se apadrinan ya más de 3.000 niños que viven en diferentes Países en estado de extrema pobreza; una cifra va aumentando año tras año.

Es más, Compassion International apoya económicamente el desarrollo físico y emocional de casi 2,5 millones de niños en el mundo.

Pero es que además, Gianluca y otros integrantes del grupo han tenido el privilegio de viajar a distintos países acompañando también a otros padrinos a visitar a sus niños apadrinados.

Por lo que ellos mismos cuentan que han podido ver con sus propios ojos cómo se emplean de manera extraordinaria los 29 euros al mes que se necesitan para apadrinar a un solo niño.

Esto pasó así. Pero todavía queda una historia por terminar de contar.

El niño que Gianluca apadrinó en el 2003 en Haití, se llama Wilson y hoy tiene 24 años. Gracias a la ayuda económica que recibió durante todos esos años de su vida, pudo estudiar hasta los 19 años y ahora tiene un trabajo que le permite ayudar a mantener a su familia y a ser un miembro activo de su comunidad.

Al final, Wilson tuvo que dejar el programa de ayuda por alcanzar el límite de edad. Por eso, en 2018, han decidido apadrinar otro niño que se llama Kelvin, tiene 6 años y es de República Dominicana.

Con Kelvin y toda la labor de Compassion España, nuestro compromiso social sigue en pie más fuerte que nunca. 

Si te paras a pensarlo bien, la cifra de 29 euros para cualquier persona del primer mundo es prácticamente irrisoria y para cualquier niño que ahora mismo vive en la pobreza lo es todo y más.

Porque no se trata de devolverle sólo la sonrisa a un niño pobre, sino de garantizarle un sano crecimiento hasta que llegue a ser adulto.